La experiencia judía, de Basavilbaso a Nueva Ámsterdam
La experiencia judía, de Basavilbaso a Nueva Ámsterdam

La película de Miguel Kohan propone un viaje que revela la historia no contada de la presencia judía en América escapando de los tiempos de la Inquisición.
Miguel Kohan es un realizador independiente, "El Francesito un documental (im)-posible sobre el Dr. Enrique Pichon Rivière" su última obra, realizada con el apoyo del INCAA, fue seleccionada en el Bafici 2016, y en la 40 Mostra Internacional de Cine de San Pablo Brasil. En FICSUR (festival de cine de los países del sur del mundo), obtuvo 4 premios, Mejor Dirección Documental, Mejor Sonido, Mejor Dirección de Arte y Mención Honorífica de ADN (asociación de directores y productores documentalistas de la Argentina).
Actualmente se encuentra terminando el documental "Rivera 2100" sobre el músico Lito Vitale y el grupo MIA y en pre-producción; y, como director, de "El Despenador", largo de ficción en co-producción con Chile y Brasil protagonizado por Patricio Contreras y con música del dos veces ganador del Oscar, Gustavo Santaolalla. Seleccionado para el foro de co-producción del Festival Internacional de Guadalajara.

Kohan habla sobre su película

Las tumbas y sus textos en hebreo, ladino y a veces en holandés, se convirtieron en ventanas por donde "mirar" y ser mirados.

Miguel Kohan
Han sido 18 años de recorrido y de "experiencia" de lo interminable al encuentro con lo terminable para concretar la película que se inició con mis recuerdos de infancia en Basavilbaso.
El interrogante sobre la identidad judía en distintos lugares y diferentes tiempos surgió en el encuentro con el historiador autodidacta Mordechai Arbell en Jerusalén y la investigación que realizó sobre los judíos sefaradíes que huyeron de la Inquisición hacia América y que me llevó a aquellos lugares remotos como la selva en Surinam. Allí la colaboración de los indígenas Arawakas con los judíos sefaradíes fue una revelación fascinante que provocó un rodaje apasionante.
Extremo calor, mosquitos, y hospedajes precarios en medio de la selva no doblegaban el entusiasmo que provoca la experiencia de estar en un lugar que respira "historia". Las tumbas y sus textos en hebreo, ladino y a veces en holandés, se convirtieron en ventanas por donde "mirar" y ser mirados. El descubrimiento de un cementerio con imágenes sorprendentes, luego de "limpiar" un basural en un pequeño pueblo del interior de Jamaica acompañando la investigación de la arqueóloga Rachel Frankel con sus interpretaciones lo transformó en un lugar vivo.
Hasta que finalmente el nordeste de Brasil con sus campesinos que se "descubren" judíos descendientes de aquellos que huyeron de la Inquisición instaló el rodaje en algo más tangible, y mágicamente presente trazando un puente desde el pasado a la actualidad y trayendo interrogantes sobre una realidad del pueblo judío que se repite a través de la historia y sus múltiples devenires: la necesidad de desdibujar fronteras, de hacer del éxodo su asiento y también su certidumbre para poder sobrevivir.

Nos interesan tus comentarios





También te puede interesar

Matar al Dragón

Matar al Dragón

La Botera

La Botera

La luz del fin del mundo

La luz del fin del mundo


Nuestro Canal de Youtube!

Suscribite, has clic en la campanita y comienza ha recibir todos nuestras novedades en videos!